La mansión Crow Mirror – Capítulo X

MCM - cap 010

Capítulo X– MÍSTICA.

Por Stella Maris.

 

    Los pensamientos de Peter Mongabay, fueron interrumpidos por la campana de la Mansión Rowmir, era claro que alguien más se acercaba a esa majestuosa morada.

    Los caballeros permanecieron en silencio, mientras la sra. Níspel habló.

    —Permiso señores, veré quien llama a la puerta.

    —Por supuesto, adelante, respondió Blake, con esa sonrisa vulgar e irónica, y la mirada lujuriosa, que sobresalía de sus pupilas, cosa que terminaría por enfadar a la sra. Níspel.

    Ella notando esa mirada, dio la vuelta bruscamente, añadiendo en voz casi murmurante.

    —Cretino estúpido.

    Pasaron solo unos minutos cuando regresó la Sra. Níspel, acompañada de una hermosa mujer, más que hermosa era misteriosa casi “Mística”. Sí… una mujer mística, su cuerpo cubierto totalmente por un vestido negro, que le cubría hasta los talones y en sus manos también cubiertas por unos guantes de encaje negro.

    Sus verdes ojos de Esmeralda, estaban levemente cubiertos por un velo negro que protegía su rostro, era una bella mujer Británica de 53 años de edad, parecía que los años no pasaban por ella, definitivamente los hombres que permanecían parados en la estancia de la biblioteca, quedaron impresionados, mientras ella con su mirada baja, solo les miraba de reojo.

    —Es Madame Mary Karenina, la ordenadora de la biblioteca señores… señores?, —volvió a repetir la sra. Níspel, pues ellos no escuchaban por tal asombro.

    Inmediatamente Mongabay saliendo de la impresión, se quitó el sombrero, recargándolo con su mano izquierda en su pecho, mientras estiraba su mano derecha para saludarle,

    —Un placer Madame.

    Ella, solo miró su mano, y se alejó suavemente del detective, con la mirada en todos esos libros.

    Níspel continúo hablando.

    —Fue contratada para actualizar cada libro de la biblioteca, fueron órdenes del Sr. Cromwell, añadió Níspel.

    Madame Karenina, interrumpió la conversación.

    —Quedó pendiente solo un pequeño libro para actualizar, sólo qué?  … no lo veo, estoy segura que lo deje aquí la última vez que visite este lugar, lo buscaré por acá, dijo, mientras se alejaba de todos ellos.

    —Adelante Madame, haga usted lo que tenga que hacer, añadió Níspel, los señores ya estaban por retirarse, ¿No es así?, concluyó mirándolos con esa mirada ya peculiar.

    —Sí, en efecto respondió Blake, salgamos todos.

    Salieron todos quedando sola en la biblioteca, de pronto Mongabay recordó que dejo su cigarrera dentro de la biblioteca, era evidente que necesitaba fumarse un cigarrillo.

—Permiso señores, olvide mi cigarrera, tocando los bolsillos de su traje gris marengo, y entro nuevamente a la biblioteca. Disculpe Madame olvide!!!!…

    Karenina estaba de espaldas mirando ese gran espejo rodeado de una serie de volutas extrañas, que permanecía colgado de la pared, e inmediatamente, interrumpió al detective diciendo al tiempo que daba la vuelta para mirarlo.

    —El pequeño libro Sr.?, cuál es su nombre, disculpe no puse atención.

    —Mongabay… Peter… Mongabay, respondió nervioso al contemplar esa mirada fuerte.

    —Bien, Sr. Mongabay, démelo! reclamó., Necesito actualizarlo, seré breve, solo un código pondré en él y se lo devolveré. Estirando la mano hacia el detective y con la mirada justo a la altura del cinturón de Mongabay.

    Obviamente, el hombre palideció, al mismo tiempo que se sonrojaba, pues había sido descubierto tomando algo que no le pertenecía ( pero?, como es posible esto, no estaba presente cuando lo tomé), la mente de Mongabay hacia corto circuito sin reparación, y sin replicar siquiera, Mongabay saco de su saco gris marengo, el pequeño libro, y se lo dio a la bella dama.

    Él, permanecía con la mano estirada, dándole el libro cuando ella, miró el anillo en su mano, en donde aparecía la efigie de ese cuervo., en ese momento ella cerró sus ojos, pues a lo lejos un grito agónico y misterioso se escuchó, parecía salido del mismo infierno, ella abrió sus ojos, y desde el otro lado del tabique se escuchó el rasgar de unas uñas, y toda esa enorme habitación se oscureció, al mismo tiempo que escuchaban esas palabras irreconocibles.

    Ph`nglui mglw` nafh Cthulhu R`lyeh wgah` nagl fhtagn.

    Con esa voz salida de los infiernos, todo su cuerpo se sintió pesado, inmóvil la bella dama, al mismo tiempo que Mongabay, pálidos, solo veían a su alrededor, contrayendo la respiración, sintiendo miedo, vieron reflejado en ese espejo, una cara cerosa y sin dientes, con ojos agazapados, con las manos crispadas, palpándose los agujeros de su cara, era como un pedazo de muerte, ellos atónitos no podían creer lo que miraban, al mismo tiempo que ese rostro podrido, tiraba una carcajada escalofriante.

    Madame Karenina, tomó su crucifijo con su mano, el mismo que se ocultaba entre su blusa, levantó los dedos, pulgar, índice y medio de la mano derecha y con voz murmurante, conjuró.

    “ELAI  B`NE AL` MANAH.

    Una poderosa conjuración para apartar entes del abismo, como llama fulminante esa figura desapareció.

    Inmediatamente, tomo el pequeño libro, presurosa tomó un tintero y apuntó un código al libro, lo cerró y lo devolvió al detective., Mongabay todavía permanecía pálido, con la respiración a punto de reventar y sin poder pronuncia palabra alguna.

    —Usted ha visto con sus propios ojos Sr. Mongabay  ahora ya sabe lo que le espera, con su permiso, mi labor en esta mansión ha concluido, dijo Karenina.

    La mujer mística, salió de la biblioteca, era evidente que con ese poder psíquico, en esa visión tridimensional, se le había permitido ver lo que realmente había pasado con relación a la desaparición del Sr. Williams, más ella, no deseaba participar, ya que las fuerzas negativas que se avecinaban, eran muy poderosas, y se marchó.

    Mongabay, salió de la Biblioteca, mudo, mientras los demás sin haber sentido o visto algo extra normal, solo observaban callados, mirándose uno a otro desconcertados por la casi huida de la misteriosa mujer mística.

Visitar Blog de Stella Maris

cap anterior

cap siguiente

Anuncios

2 Replies to “La mansión Crow Mirror – Capítulo X”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s